Luis Cortés Bargalló
Alberto Blanco
Jorge Bustamante
Héctor Carreto
Eduardo Casar
José Homero

Jaime Labastida
Josu Landa
Eduardo Langagne
Eduardo Lizalde
Jorge Márquez

Raúl Renán
Víctor Toledo

Enzia Verduchi
Verónica Volkow

 


Enzia Verduchi

Enzia Verduchi (1967) poeta y editora. Estudió Periodismo y Ciencias de la Comunicación en el Instituto Campechano. Becaria del Centro Mexicano de Escritores en 1992 y del Fonca en 1996 y 2003. Actualmente es miembro del SNCA. Ha colaborado en distintas revistas y suplementos culturales nacionales e internacionales. Premio Nacional de Cuento Efraín Huerta 1992. Obra Publicada: Cartas de usurpación (1992) y El bosque de la hormiga (2002).

 

 + Poemas

-que la hormiga no estorbe
la visión del hormiguero
ni el hormiguero el bosque de la hormiga.
Eduardo Lizalde

The world seethes with words.
Paul Bowles

 

I
Palabras para un día de campo

Las trasterradas

Regresamos a la tierra nunca propia
huella de patria imaginaria. Llevamos
por dentro la casa, el árbol y el sueño.

En una pared rentada
mi hermana retiene una fotografía:
fragmentos mediterráneos

Hablamos el idioma donde no existe
posesión de las circunstancias.
Nuestra infancia sólo son palabras.

Hermana, la alegría del viaje nos abandona.
Sin geografía que nos sostenga
soñamos con el árbol y la casa.


Radio de onda corta

A oscuras mi padre sintonizaba la radio:
una pelea de box en japonés,
la crónica de un atentado en italiano
o la caída de un avión en ruso.
Aunque los periódicos al día siguiente
desmintieran sus versiones, él se entendía
con la frecuencia y la estática.
Fiel receptor de hechos incomprendidos
a lo largo del cuadrante, insomne
en las ondas de alguna estación.
Mientras, junto a él, mi madre
soñaba encontrar un interlocutor.

Liga de veteranos

Los veteranos exhibían la renovada pasión de la edad temprana.
Corría el balón sobre el césped
espolvoreado con diamantina –“para saber por dónde anda”-,
cabezazos, franjas plateadas en la frente.
Con sabio instinto, nunca esperaron
un tiro de medio campo ni llegar a tiempos extras:
no es justo que el capricho determine la victoria o la derrota.
Los hijos sacábamos en una camilla de dudosa resistencia
la lesionada dignidad de nuestros padres.
Hoy, la liga se convoca frente al televisor.